“Es importante implementar medidas de nivel nacional y local para reactivar la economía en la capital de Norte de Santander “sostiene el alcalde Donamaris Ramírez.

Son los cucuteños los que han sufrido el mayor impacto  del cierre de la frontera con Venezuela es la realidad sostuvo el burgomaestre.

Propuso por ejemplo, atraer inversionistas  garantizándoles el no cobro de impuesto predial por  8 o 10 años, incentivar la microempresa con ayuda del gobierno nacional y mayor inversión en programas sociales.

Ahora se está atendiendo la emergencia de los deportados y retornados, pero más adelante seguro habrá medidas restrictivas en la frontera y el cambio para los nativos acostumbrados a precios baratos al cambio en el vecino país va a ser fuerte, por lo que necesariamente hay que impulsar la productividad u aumentar el poder adquisitivo de los residentes en esta zona.

El alcalde Ramírez  cree que la solución por lo pronto es reunión de Santos y Maduro, para solucionar la crisis y controlar el contrabando y las bandas delincuenciales.